El Teorema de la Longitud de Cola

Regresamos del verano con energías renovadas, y con ganas, muchas ganas de seguir comentando toda la verdad sobre el mundo de los videojuegos. A poco más de tres semanas de que se celebre la Madrid Games Week del presente año, quisiera aprovechar este artículo para hablar de mi experiencia como visitante en algunas de las ferias más importantes de este sector. ¡Vamos a ello!

El fantástico mundo de las ferias de videojuegos

Hace cosa de cuatro años visité por primera vez un evento ferial dedicado exclusivamente al mundo del entretenimiento digital y los videojuegos, la GameFest Madrid 2011. Era el congreso más importante del sector en España, y yo me personé en calidad de investigador. Nada raro, tan sólo era un alumno universitario sacando fotos y contenidos para su tesina final de carrera.

Cabe decir que la experiencia fue totalmente satisfactoria, teniendo en cuenta que nos encontrábamos en un momento de bajón de una generación de videojuegos y consolas que ya mostraba síntomas de estar muriendo. Pude observar -por primera vez, y desde la primera fila- el nivel de profesionalización de esta industria que me apasiona. Sin embargo, también logré percatarme de sus defectos en cuanto a organización. Sí, defectos de cola, por llamarlo de una forma directa, clara y concisa.

Esto funciona de la siguiente manera. Los desarrolladores y editores de videojuegos presentan todas sus novedades en el E3 de Los Ángeles, cada año, y de manera puntual; siendo éste un circo mediático con conferencias ofrecidas en directo a todo el mundo, y semi-hermético para profesionales del sector, incluida la prensa. Con ello quiero decir que no está abierto a todo el mundo, y no cualquiera puede hacerse con una entrada. La organización no veta a nadie, en absoluto, simplemente necesitas disponer de 995$ y conseguir tu entrada. No me lo invento…

Para aquellos usuarios de la calle que apenas pueden permitirse un videojuego de 70€ cada cierto tiempo es inviable acudir a una feria de estas características. En resumen. O eres alguien dentro de este mundillo, o trabajas en este mundillo, o eres prensa… o sueltas el sueldo de 1 mes, si te llega, o te vas olvidando de acudir al E3. No me incluyo como alguien de prensa, de momento, así que estoy en vuestro lado de la moneda amigos.

Competencia = quién tiene la cola más larga

Para poner remedio a esta situación, el sector de los videojuegos se va de gira por Europa. GamesCom, París Games Week, Madrid Games Week, etc… Vomitando todo aquello que ya han presentado en el E3, sin más, los desarrolladores de videojuegos nos brindan la oportunidad de probar todas las novedades. ¡Qué emoción! Pensarán algunos… El problema es cuando acudimos ilusionados a probar aquellos juegos que hemos visto en YouTube y nos encontramos con colas de espera de 3, 4 y hasta 5 horas. Carita triste…

Tuve la suerte de acudir a la pasada GamesCom de Colonia hace un mes, y vi como había gente que iba moviéndose por los distintos pabellones del recinto con una silla plegable a sus espaldas… Al principio me hizo gracia, pero cuando vi los tiempos de espera se me pasó por la cabeza no sólo comprar la silla plegable, sino el pack completo: tienda de campaña, saco de dormir y nevera.

longitud_de_cola

No, no vamos a ver estrellas del rock. Ni a comprar a la charcutería el día de Nochebuena. Acudimos a estos eventos a, probablemente, decidir las compras que vamos realizaremos durante los próximos meses. ¿A quién? ¿A vosotros Sony, Microsoft, Activision, EA, Ubisoft? Sí, a vosotros. Es sorprendente que en 2015, con los avances tecnológicos que existen, todavía seamos tratados como ganado por vosotros, desarrolladores. Desde mi humilde blog, hago un llamamiento para que se os ilumine la cabeza, que también la tenéis para pensar, y no sólo para contar billetes.

¡Pitágoras! ¡Ilumínanos con tu teorema!

Cuando volví de Alemania tuve que contar mis aventuras a familia, amigos y compañeros. Todos quedaron sorprendidos de las longitudes de cola, pero hubo alguién que ofreció una solución que podría ser tenida muy en cuenta. A mi se me había ocurrido montar un puesto ambulante de venta de sillas plegables, y pese a que creo que mi idea es buena, la suya es todavía más brillante.

pitagoras_cola

Decía Pitágoras que: “en todo triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos”. Traducido a los stands de las ferias, los elementos del Teorema de Pitágoras cambiarían un poco, siendo la hipotenusa sustituida por la longitud de cola. Por otro lado, los catetos vendrán a ser los responsables de la organización del evento. Y ya tenemos nuestra fórmula:

Longitud de cola= (cateto responsable del desarrollador)+ (cateto responsable de la feria)2

Ahora en serio. Si se sabe, por ejemplo, que en la GamesCom de 2014 acudieron 335.000 personas en 4 días, es de esperar que en 2015 puedan acudir un número mayor, como así ocurrió finalmente. No es nada difícil hacer una buena previsión y saber que en un día pueden acudir más de 80.000 personas y, por ende, es imposible que todas sellas quieran, y puedan, probar alguno de los títulos allí presentes.

Conociendo estos datos, no sería nada descabellado que los dos catetos de turno se pusieran de acuerdo en organizar listas de “cita previa” para disfrutar de todos y cada uno de los videojuegos allí presentes. Algo que Apple lleva años haciendo en sus establecimientos para el asesoramiento en sus productos. Tan sencillo como apuntarte, a través de un simple formulario, y saber el día y la hora en la que puedes disfrutar y probar el juego en cuestión.

Entiendo que organizar algo así con centenares de empresas presentes en una feria de estas características es algo complicado, pero también es cierto que a principios de año las ferias ya calientan motores. Con un trabajo y una planificación a meses vista todos saldríamos ganando, ya que se evitarían las infumables colas de espera y los visitantes podrían probar más videojuegos.

Ofrezco mi particular Teorema de la Longitud de cola para que todos aquellos catetos, que entiendo hacen lo que pueden, tengan la oportunidad de dejar de serlo.

Escrito por: SergiG

Soy licenciado en comunicación, actualmente inmerso en un master en marketing digital cuyo proyecto es el que tenéis ante vuestros ojos. Juego a videojuegos desde que tenía 6 años y compartía mi primera consola NES con mi padre. Juego por placer, y otras veces me dejo llevar para poder compartir mis opiniones con el mundo. Quisiera poder jugar por obligación algún día.

Sin comentarios.

Escribe tu respuesta