Episode Duscae: el Rey ha muerto, viva el Rey

Corría el año 1987 cuando una Squaresoft al borde del abismo ya tenía los días contados. Las maletas estaban preparadas, las persianas a medio bajar, las velas plegadas, y el capitán del barco, Hironobu Sakaguchi, dispuesto a hundirse junto con el mismo. Así fue como tituló la que iba a ser su última gran obra, Final Fantasy. Pero las paradojas del destino quisieron que fuera la primera de muchas.

28 años, varias entregas y más de 100 millones de copias vendidas después, de lo que parecía el final de las fantasías, surgió una de las más grandes y fabulosas franquicias de la historia de los videojuegos. Eso sí, venida a menos en los últimos años tras la fuga de Sakaguchi, y la esencia perdida después de la fusión entre Squaresoft y Enix.

El quinto elemento

Final Fantasy X sí que fue la última gran obra de Sakaguchi al frente de Squaresoft, cuyas remasterizaciones para PS3, Ps Vita y PS4 no han hecho más que evidenciar la falta de ideas que han llevado a Square Enix a ir perdiendo la calidad en la producción y en la realización en los últimos años.

La décimo segunda entrega no estuvo a la altura de las expectativas, y sentó las bases de un cambio de rumbo en el nuevo y reluciente navío creado por la renacida empresa japonesa. El paso de un mundo más abierto a otro mas pasillero, con la paulatina pérdida del sistema de combates por turnos, y una clara apuesta por la acción en tiempo real no convenció a los nostálgicos fans de la saga, entre los que me incluyo.

Controversia y falta de decisión han sido los principales ingredientes de la reciente Fabula Nova Crystallis. Una fábula demasiado larga y llena de interrogantes, compuesta de 5 elementos, de los que ya hemos visto cuatro: la cuestionada trilogía de Lightning en Final Fantasy XIII y la más madura epopeya de Final Fantasy Type 0.

fabula_nova_crystallis_by_rey

Existen muchas supersticiones sobre el número 13, y la verdad es que a Square Enix no le ha ido demasiado bien en la relación de su fábula con el maldito número. Puede que por ese motivo lo que iba a ser Final Fantasy Agito XIII se convirtiera en Final Fantasy Type 0, cuyo éxito en tierras niponas lo convirtió en una gran entrega para PSP, y una aceptable acogida en la remasterización HD para PS4 y Xbox One. Y puede también que, una década después de ser anunciado, la conversión de Final Fantasy Versus XIII a Final Fantasy XV termine de hacer emerger de nuevo a la saga de las arenas movedizas, para llegar al tan ansiado oasis en medio del desierto.

S… Squaresoft… E… ¿Eres tú?

Dejemos algo claro antes de seguir. Estamos a hablando de una demostración de 5h, con lo que probablemente no hayamos visto ni un 10% de lo que el futuro Final Fantasy XV vaya a ofrecer. Sin embargo, las sensaciones jugando a Episode Duscae me han hecho revivir antiguas vivencias que no experimentaba desde la ya mencionada décima entrega de la saga.

Sin mencionar la calidad gráfica y la espectacular banda sonora y ambientación, algo que afortunadamente se ha mantenido en todas las ediciones de la saga salvo pequeñas excepciones, debo decir el nuevo enfoque más orientado a la acción, esta vez sí, me ha dejado un muy buen sabor de boca. Pero las sensaciones de nostalgia no han sido evocadas hacia mi de manera jugable.

He quedado prendado del conjunto de elementos que componen lo que va a ser Final Fantasy XV: ambientación preciosa, equilibrio de acción y exploración sin llegar a los límites del aburrimiento, personajes bien desarrollados, buenos diálogos, diseño espectacular de enemigos, sentido del humor, subida de niveles… En definitiva, todo lo que un Final Fantasy debería tener, y que hacía años que no veía. Hay gente que piensa que se ha perdido aquello que convirtió en grande la franquicia, y así ha sido. Pero después de unos años tocando fondo, parece que Square Enix ha sabido transformarla con paciencia y dedicación. Algo me dice que Final Fantasy volverá a ser el Rey de los jrpg’s.

Los Backstreet Boys en busca del Begimo

No podía evitarlo, y no es a modo de crítica ni mucho menos, pero el diseño estético de Noctis y compañía al estilo “emo” moderno y estrella del pop me ha chocado un poco. Sí, es cierto que el pelo de los personajes de la saga ha estado siempre caracterizado por ser estilizado y muy “a la japonesa”, pero si a ello le sumas que van todos vestidos de cuero negro no hay más que decir… Backstreet’s Back, alright!

back_ffxv

Sin embargo, esta vez seré menos duro, ya que la versión final del juego de bien seguro va a dar una explicación razonable del porqué de esta vestimenta y estilo sumamente desenfadado del protagonista y sus “compis”. O no…

En cualquier caso, siguiendo con los detalles de la demo, a nivel argumental Episode Duscae no presenta demasiados conceptos. Tan solo sabemos que Noctis es príncipe de un reino, que hay una guerra entre diversas potencias, y que se les ha estropeado el coche y han tenido que llevarlo a la “mecánica”, una mecánica muy pneumática nunca mejor dicho. Así que, como los “boys” no pueden pagar la reparación, tienen que buscar una fuente de ingresos, y qué mejor manera que obtener una suculenta recompensa por derrotar a un demonio infernal, claro que sí.

No voy a entrar en detalles de lo que es un Begimo, ya que se trata de un monstruo recurrente en la mayor parte de la saga. Lo que sí que me ha gustado es el tono que le han dado a la búsqueda de este bicharraco, al más puro estilo Evolve, y que de bien seguro nos deparará alguna que otra sorpresa.

La sorpesa: ¡Ramuh! Bueno… y algunos pequeños fallos

Por si no ha quedado suficientemente claro, Ramuh ha sido una de mis invocaciones favoritas desde que juego a esta saga, y para qué mentir, la echaba mucho de menos. Después de ver el despropósito con los eidolones en Final Fantasy XIII, nos merecíamos unas invocaciones a la altura de las circunstancias, y parece que así va a ser en esta edición. Si la demo se limita a explorar para cazar al Begimo, la única forma de conseguirlo es que Ramuh nos heche un cablecito, y no veas, ¡menuda puesta en escena!

ramuh_love_rey

No todo podría ser una lluvia de colores. La demo tiene sus nubarrones negros. Sus dos características principales -el renovado sistema de combate, y el extenso mapa sin cargas- se ven claramente perjudicados a causa de caídas de frames y algún que otro popping. Esperemos que Square Enix lo solvente en la actualización que sacará dentro de poco. Otro “pero” de la demo es su exclusividad y su precio, ya que sólo puedes disfrutarla adquiriendo una copia del ya citado Final Fantasy Type-0 HD. Lo comentamos anteriormente en TrueGaming.

Volviendo a los claros, espero con ganas el regreso del éxito de Final Fantasy, porque ya sabéis lo que dicen: a Rey muerto, Rey puesto.

Escrito por: SergiG

Soy licenciado en comunicación, actualmente inmerso en un master en marketing digital cuyo proyecto es el que tenéis ante vuestros ojos. Juego a videojuegos desde que tenía 6 años y compartía mi primera consola NES con mi padre. Juego por placer, y otras veces me dejo llevar para poder compartir mis opiniones con el mundo. Quisiera poder jugar por obligación algún día.

2 Comentarios añadidos

Participa en este debate
  1. Yoshi177 2 years ago | Responder
    Realmente me ha gustado mucho el artículo. Espero desde el fondo de mi corazón i desdes mis dedos sonyers que este FF vuelva a llegar a los estándares de los FF de Hironobu Sakaguchi. De momento pinta bien la cosa... Buen artículo! Sigue así!!
    • SergiG 2 years ago | Responder
      Parece complicado alcanzar lo que hizo Sakaguchi, pero nunca se sabe, estoy seguro de que en Square todavía queda gente con mucho talento. Además parece que Kojima se ha quedado en el paro :P

Escribe tu respuesta